COLCHÓN CUNA

Un bebé es una bendición, una alegría para quienes lo reciben y una enorme cantidad de potencial en forma de pequeña personita. Necesita de cuidado especial que garantice su salud y lo proteja durante el largo proceso de crecimiento que lo aguarda con el pasar del tiempo. Un bebe pasa la mayor parte de su tiempo durmiendo, por lo que el sitio donde dormirá debe ser un colchón de cuna cómodo y seguro para él.

LOS COLCHONES PARA CUNA, ¿CÓMO DEBEN SER?



Un bebé tiene necesidades especiales, ya que se encuentra en una etapa muy frágil de su desarrollo. Es muy necesario que consiga descansar lo suficiente para que su crecimiento ocurra sin ningún tipo de inconveniente, y considerando que un bebé en promedio duerme durante 18 horas al día, la importancia de un buen colchón resulta enorme. Consideraciones como el peso (que varía rápidamente durante las edades más tempranas) deben ser tomadas en cuenta en todo momento para garantizar beneficios y minimizar riesgos a la salud y la integridad del infante.

Contrario a lo que se podría pensar, los mejores pediatras recomiendan que no se acueste a los bebés sobre colchones demasiado suaves, sino todo lo contrario: moderadamente firmes y nunca demasiado blandos. Esto se debe a que no es recomendable permitir que un bebé se hunda en la superficie sobre la que está acostado, ya que una gran parte de la incidencia del síndrome de muerte súbita se relaciona a atrapamientos con colchones demasiado adaptables. Luego del quinto mes, la firmeza deja de ser tan importante y lo que se hace más importante es la distribución de la presión y soporte para la cabeza del infante, puesto que presiones excesivas sobre la misma podrían deformar los huesos de su cráneo. A su vez, deben estar cubiertos de una funda impermeable que proteja la salud del bebé y le haga la vida mucho más fácil a sus padres.

El material a ser utilizado en un colchón de cuna puede ser viscoelástico, puede utilizarse un colchón de muelles o uno de latéx, pues es muy importante que el colchón sea ergonómico de manera que no existan puntos de presión sobre el cuerpo del pequeño, puesto que sus huesos aún no están del todo formados y podrían sufrir daños a largo plazo si son sometidos a presiones desiguales en distintas partes del cuerpo. Otros factores a considerar es el uso de materiales hipoalergénicos para evitar reacciones alérgicas al bebé, que en esta etapa de desarrollo podrían resultar complicadas de resolver, así como no utilizar colchones demasiado blandos. Tratamientos térmicos y otros elementos también puede ser de utilidad para hacer que el bebé descanse apropiadamente. Otro factor a tomar en cuenta es que no se deben incluir almohadas dentro de la cuna del bebé, para evitar un posible riesgo de asfixia. Más adelante, a medida que envejece, podrán colocarse almohadas planas o un poco elevadas.

Algunos factores de seguridad a considerar al momento de escoger un colchón de cunason los siguientes:

·      Utiliza una funda para su colchón: Los bebés ensucian... mucho. Para evitar infecciones y enfermedades cutáneas, lava su funda regularmente, asegurando la higiene de su camita y de él.

·      Altura: Asegúrate de comprar un colchón alto mientras el bebé sea muy pequeño, y reemplazarlo por colchones más bajos a medida que crezca para evitar golpes y caídas.

·      Firmeza: como dijimos antes, un colchón de cuna firme será mucho mas cómodo para un bebé que uno que se hunde por doquier. Además, se ha descubierto que la incidencia de casos de síndrome de muerte súbita incrementa entre los bebés que han sido acostados sobre camas demasiado blandas y fáciles de hundir.

·      Tamaño: El tamaño es uno de los factores más importantes a considerar a la hora de adquirir un colchón para una cuna. Un tamaño moderado es lo más ideal, no demasiado grande y tampoco demasiado pequeño. Para evitar inconvenientes, es preferible comprar primero la cuna y luego revisar qué colchón se adapta bien a la misma. Una medida estandar para colchones de cuna es de 27 pulgadas y cuarto. Éste es un factor importante puesto que no debe existir ningun tipo de espacio entre el colchón como tal y los barrotes de la cuna. Si existe una separación, existe también un riesgo para la seguridad del bebé, que podría quedarse atrapado dentro de  dicha separación.

·      Ventilación: Resulta preferible adquirir un colchón que posea respiraderos para que el mismo pueda filtrar el aire a través de sí mismo y permitir que el bebé respire en caso de que su cara se encuentre presionada contra el colchón mientras se mueve a medida que duerme.

·      Evitar adquirir colchones usados: Debido a que muy probablemente se encuentren desgastados o en situaciones higiénicos menos que ideales, no son la mejor opción para un infante, incluso si se trata de una medida mucho más económica. Lo mejor es garantizar la seguridad y bienestar de tu bebé, incluso si eso supone comprar un colchón completamente nuevo.

·      Certificación: Busca un colchón que cuente con todas las certificaciones de pureza y no nocividad de fabricación, tales como Oeko Tex 100 y Certipur, ya que esto garantizará que tu bebé no esté expuesto a ninguna sustancia nociva con la que el colchón haya sido tratado o fabricado. Esto ayudará mucho a proteger la salud del bebé en un momento de su vida donde es completamente primordial.

Tomando en cuenta todos estos factores, se podrá garantizar la salud y el bienestar del bebé, que pasa casi la totalidad del primer año de su vida dentro de una cuna y sobre un colchón. Los padres siempre desean lo mejor para sus hijos, algo que los beneficie y los mantenga sanos. Es por este motivo que recopilamos aquí todas las medidas a tomar para que tu bebé crezca  sano y sin inconvenientes. Su descanso es primordial para su desarrollo, y un colchón apropiado hará que tu hijo duerma plácidamente, cosa que es de suma importancia para alguien que duerme 18 horas al día.

COLCHÓN CUNA

COLCHÓN CUNA

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés